Libro de visitas

16 comentarios en “Libro de visitas

  1. LaBabuch.
    Ingredientes:
    – cuidado al detalle
    – pausa
    – fotografía a fuego lento
    – amor

    Siempre hay un plato del que nos acordamos toda la vida, pues por la razón que sea, nos alimenta el alma.
    Israel y Clara consiguen que LaBabuch sea una experiencia fotográfica y vital que recordaré toda la vida, como ese plato al que siempre deseas volver.

  2. What a cool place, what great people… I felt very welcome. Clara and Israel created a wonderful place with the right setting for workshops. The cooking was delicious, they made the week as enjoyable as possible for everyone involved. Thank you! <3

  3. When I registered for a workshop with Vanessa Winship and George Georgiou at LaBabuch, I had no idea what to expect. I’d looked at some of the social media pictures of LaBabuch beforehand and had seen what looked like a little farmhouse in the middle of nowhere. When I arrived at LaBabuch, I indeed felt that I’d arrived in the middle of nowhere… However, with so much going on right away, and so many wonderful, positive vibes, I was immediately entranced by the place and the beautiful surrounding nature, but above all by the warmth and hospitality of its inhabitants/hosts, Israel and Clara. The workshop was just an incredible overall experience, on so many levels. The whole week was amazing: extremely varied, quite intense, but a lot of fun too! I was surrounded by a group of exceptionally talented and diverse photographers, who all became good friends. The week just seemed to fly by. The food (home cooked, always fresh, and very varied) was excellent. Vanessa and George are incredible, both as teachers and human beings. I got an immense boost to my photography project, and had the most wonderful time photographing various things, places and people in the vicinity. All in all, it was a beautiful and yes, magical experience. Thank you, Israel and Clara, for your kindness and hospitality! You’ve created a one of a kind place!

  4. I was fortunate enough to have participated in the workshop with Vanessa Winship and George Georgiou. It was a magical week, in a very special location, far away from reality. Filled with so many wonderful and talented people. All enjoying one another’s way of seeing. It was a visual feast with so many beautiful books, amazing light and such delicious food. Work was made, presented and discussed. Long term projects were given direction and a boost. Lots of growth. The workshop was better than what I could have imagined. Thank you Israel and Clara for opening up LaBabuch to us all.

  5. I had a wonderful experience at La Babuch. I was very lucky to be able to participate in two workshops this summer, one with Juanan Requena and the other one with Vanessa Winship and George Georgiu. Both of them were very special and magic. I learned a lot. I met amazing and very talented people. We had a great time. Thank you Clara and Israel for organizing these exxellent workshops, thank you Juanan, Vanessa and George for showing us your work, teaching, helping and supporting all of us. Thank you to all the participants for being so nice and kind.

  6. Hay momentos en los que la palabra compartir cobra vida. Compartir algo nuevo, miedos, inspiraciones, sensaciones, fotografía y amor.

    Sinceramente Labauch no es algo que una pueda explicar es algo que se tiene que vivir, que tienes que dejar que te enseñé y dejarte llevar.

    Para mí ha sido una liberación en todos los sentidos.

  7. Si quieres que te diga de un lugar maravillosamente mágico…..
    que te aconseje un lugar donde te encontraras a ti mismo….
    aprenderás de ti y de los demás,
    y si ademas quieres que te diga que es hermoso..
    con gente hermosa…..
    para mi es simple y con gusto te lo digo
    Babouch!!

  8. Trabajar en LaBabuch fue una de las mejores experiencias que he tenido en los últimos años, tanto a nivel humano como artístico.

    La posibilidad de inmersión total en el trabajo, cada vez más difícil de encontrar, y la generosidad del lugar y de todo el equipo, hacen LaBabuch un oasis, un lugar donde el proceso creativo es el verdadero protagonista.

  9. Según el diccionario de las emociones ( ese que abres al emprender la vuelta a casa o el que escribes cuando no deseas que algo termine ) vivir y formar parte de LABABUCH sería lo más cercano a la felicidad real : aquella que construye, engancha y mueve los más bellos resortes del alma. La que te deja marcas en la piel de tanta sonrisa y tanta complicidad.

    La que ya jamás olvidas.

  10. La Babuch me cambió la vida.

    Creo que eso lo resume todo. Es un no-lugar, no-tiempo mágico gestionado por gente mágica. Cada uno encuentra allá justo lo que necesitaba, fuera o no consciente de esa búsqueda.

    Es un lugar de potenciales que se desatan.

    Gracias a todos, gracias por todo. ¡Nos vemos este verano otra vez!

  11. Días para hacer poco y deshacer mucho, días para pensar nada y repensar todo.
    Horas para querer y sentirse querido, horas mágicas a todas horas.
    La siembra en tiempos de cosecha.
    La Babuch.

  12. Un alto en el camino. Respirar en medio de campos de trigo. Entre senderos de tierra y árboles de cuento, entre ovejas y el cantar de los pájaros. Caminando, charlando y comiendo moras, sin darte cuenta te hallas a orillas de un riachuelo con aguas cristalinas.
    La fotografía como música de fondo. La vives, la descubres, la piensas y la compartes.
    La Babuch como un claro en el bosque. Un espacio de encuentros. Encuentros contigo misma, con los otros y con tus otros. Donde se hablan de cosas que no son cosas y de personas que no son los otros. Un territorio de exploración, cuidados, aprendizaje compartido y familiaridades tan poco comunes como agradecidas.
    Anocheceres ante el fuego, paseos de luna llena, un mosaico de Polaroids. Momentos que calan y te atraviesan. Te hacen sentir parte de ese todo que pocas veces se deja intuir.

  13. He pensado mucho qué escribir en este libro de visitas de mis queridos Israel y Clara.
    Y, no sé, creo que lo más conciso que puedo decir es que La Babuch es droga dura.
    Puntualizando: de la que remueve, de la que te ayuda a conocerte a ti mismo, a crecer, a cambiar, a compartir… fotográfica y personalmente. De la que hace bien. Pero de la que engancha, eso sí!… mucho!!

  14. La Babuch ha sido una de las mejores experiencias fotográficas y vitales que he tenido, con ponentes y organizadores de una gran calidad artística y humana y unos compañeros excelentes que hicieron que el taller fuese inolvidable.
    La tengo muy presente y para mi es un refugio de paz y creatividad que seguro disfrutaré en futuros talleres.

  15. Venir a La Babuch es abrir una nueva puerta secreta. Un alto en el camino para respirar y pensar. Precioso momento para crear y recrear compartiendo. Un trampolín hacia otras maneras de concebir la fotografía de la mano de personas maravillosas.
    Una preciosa experiencia vital disfrazada de taller fotográfico en La Babuchonière, lugar acogedor en un marco idílico y sensorial. Nuevas estrellas se iluminan en la noche….
    Una experiencia que te habrá transformado a tu vuelta…

  16. La estancia en Lababuch fue estupenda, ademas de por las caracteristicas del espacio y entorno, sobre todo, por la calidad humana y artistica del grupo que se hizo equipo dia a dia y juntos crecimos por fuera y sobre todo por dentro desde entonces y hasta ahora y seguirá…hasta el infinito y más allá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *